La falta de personal cualificado dentro del sector pone freno a la recuperación

editorial aspec abril 2022

EN DETERMINADOS SEGMENTOS DE LA ACTIVIDAD COMO EL MONTAJE DE INSTALACIONES PUEDE RETRASAR LA RECUPERACIÓN DE NUESTRAS EMPRESAS

La industria de eventos, ferias y congresos, ha sido quizás el sector más castigado por la crisis, acaba de vivir dos años de actividad muy reducida y de cancelaciones debido a la pandemia (en 2020 la caída de los presupuestos de las empresas fue de un 43%,).

recuperacion

Pero según algunos estudios se prevé una recuperación fuerte con una expectativa del 27% de crecimiento del negocio es la cifra que destaca del ‘Estudio de mercado 2022: ¿Estás listo?’ realizado por Grupo eventoplus.

Según las previsiones presentadas por el Spain Convention Bureau La recuperación total de la industria MICE en España no se alcanzará hasta el segundo o tercer trimestre de 2024.

Su Informe sobre la Situación del Turismo de Reuniones en España, destaca la importancia de una industria que generó más de 12.000 millones de euros para la economía del país en 2019. Tras una caída del 75% con la llegada del Covid-19 en 2020, el sector MICE muestra una recuperación paulatina, y llegará a superar el 60% del nivel prepandemia a finales de este año. Esto siempre y cuando la situación se mantenga estable.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2019 se registraron en España más de diez millones de delegados de reuniones, convenciones, eventos y ferias, cifra que se recuperará en 2024.

Pero a pesar de estas previsiones tan positivas, nos encontramos con un problema importante y difícil de solucionar a priori, y es la falta de personal. El impacto de la pandemia sobre el mercado laboral resultó demoledor durante los momentos de mayor incidencia del virus, ahora nos encontramos con la falta de ciertos perfiles: personal de montaje, técnicos, y los variados perfiles de agencias. Esto supone un gran reto para la recuperación de las empresas.

Evidentemente durante los peores momentos de la crisis la reducción de la actividad no solo provoco un aumento de los Ertes, sino también un parón en la necesidad de nuevos profesionales, teniendo por tanto una a congelación de los procesos de selección.

La escasez de mano de obra ha sido uno de los principales problemas del sector en 2021 y lo va a seguir siendo en este año que estrenamos.

La falta de personal va a persistir en 2022. Precisamente, para España ya vislumbra tensiones laborales este año y prevé que queden sin cubrir 16.000 empleos (según estudios realizados).

Uno de los factores que ha disparado la escasez de trabajadores ha sido que un buen número de empleados del sector en ERTE se han pasado a otros sectores o salieron del mercado laboral durante la crisis. Ante la falta de oportunidades, el talento busca alternativas.

falta de personal

También puede ser que los trabajadores hayan descubierto de paso que hay otras industrias donde se vive bastante mejor. De hecho, la recuperación del sector depende de la capacidad de las empresas para resolver esta dificultad.

Pero debemos añadir a lo anterior otro problema, y es la dificultad de encontrar a personal cualificado. El sector ya detectaba que antes de la pandemia cada vez había menos personas formándose.

Un hecho que ligan con los bajos sueldos, la falta de comunicación profesional y los códigos de vida que tienen las nuevas generaciones de profesionales además de una oferta formativa alejada de las necesidades empresariales.

Los perfiles de hoy no quieren tener solo un trabajo. Quieren vivir experiencias laborales, la mentalidad para captar talento tiene que cambiar y adaptarse a esos códigos.

Por lo que la innovación, la comunicación y la transmisión de vocación tienen que ser los elementos del cambio.  

Es necesario contar con personal motivado para crear ideas, que lideren que sean motivadores y sirvan de inspiración para retener el talento de los empleados.

Comparte el artículo

Facebook
Twitter
LinkedIn