LA REACTIVACIÓN LA ÚNICA SALIDA

INMERSOS EN LA SEGUNDA OLA DEL COVID 19 LA INDUSTRIA DE LOS EVENTOS NECESITA AYUDAS INMEDIATAS

reactivación económica

Han pasado ya casi 9 meses desde que el Gobierno decretara el primer estado de alarma. Seis de los cuales los hemos vivido ya sin confinamiento. Sin embargo, haciendo un balance de todo lo acontecido desde entonces no se ve un horizonte sobre qué medidas económicas eficaces se han adoptado hasta el momento para mitigar los negativos efectos de la pandemia.

Mientras tanto, ante la incertidumbre que ya impone desde marzo el estallido de la pandemia y ante las idas y venidas en las restricciones, la economía española ahonda su declive, al tiempo que los españoles retraen cada vez más su consumo.

En un país con una fuerte temporalidad y precariedad laboral, y pese a los mecanismos de protección que están suponiendo los ERTE, los españoles han disparado su tasa de ahorro a máximos históricos. Sin duda un obstáculo más para salir del túnel, aunque comprensible tras la parálisis de la actividad de la primavera y la persistencia de la pandemia.

No hay discusión sobre la magnitud de la debacle económica de este año, pero el futuro está lleno de interrogantes. También de oportunidades, como las que ofrecen los 140.000 millones de euros que España recibirá de los programas europeos activados de forma extraordinaria frente al Covid-19 y que deberán servir para el rediseño en el medio plazo de una economía más digital, más ecológica, más científica y en definitiva más preparada para los retos del futuro. Para garantizar que los recursos del fondo de reconstrucción logran el mayor efecto positivo posible, los Presupuestos de 2021 serán clave.

Pero a pesar de todo ello “Incertidumbre” es una de las palabras más repetidas durante las últimas semanas y meses.

Nada más comenzar el confinamiento, se adoptaron una serie de medidas relacionadas con los impuestos, con la regulación del empleo y con la liquidez.  Es cierto que se ha procedido a renovar el período de vigencia de los ERTE y se ha aprobado el famoso IMV.  Sin embargo, lo que han venido siendo medidas populistas, celebradas por un gran número de afectados: trabajadores, parados, autónomos, pymes…se han convertido en medidas impopulares debido a la incapacidad del sistema para ponerlas en marcha. Por citar algunas: ICO, subsidios ERTE, IMV, fraccionamiento o aplazamiento en los impuestos….

Las noticias de fortalecimiento de las medidas sanitarias en los últimos días, con toques de queda y restricciones en las reuniones, han obligado a las empresas proveedoras de los eventos a revisar sus planes para sus próximos eventos. En toda Europa, los eventos y salones están revisando su formato, es cierto que se están realizando eventos de formato virtual, pero esto no es suficiente ya que esta industria necesita la vuelta a lo presencial. De hecho, la preocupación estará presente durante los próximos meses, un clima que provoca ansiedad, con el regreso de los contagios de Covid-19 y las restricciones sanitarias reforzadas que obstaculizan el horizonte del sector de eventos a finales de año, que muestra un descenso en la actividad del 70 % con respecto a 2019

La fase de recuperación por tanto no se ve por ninguna parte y las previsiones son que no se empezara a ver hasta el segundo trimestre de 2021.La situación es muy complicada y crítica, los eventos se han reducido al mínimo y las empresas proveedoras de servicios (instalaciones y montajes, azafatas, catering, etc) están siendo unas de las más golpeadas por la crisis económica con caídas de facturación de entre un 70% y un 90%’.

Resulta evidente que en nuestro país las medidas económicas para salvar las empresas no están siendo efectiva, quizá, solo quizá podríamos mirar fuera de nuestras fronteras. Países como Alemania y Francia han optado por LA COMPENSACION DE PERDIDAS, en el primer caso se ofrece reembolsar hasta el 75 por ciento de las pérdidas en ventas a empresas que se han visto particularmente afectadas por la crisis y las restricciones siendo el punto de referencia las ventas del mismo mes de 2019, prolongando la ayuda para pymes hasta mediados de 2021.En el caso de Francia seguirá proporcionando ayudas masivas a las pequeñas empresas afectadas con hasta 10.000 euros mensuales por su pérdida de facturación.

POR TANTO, CASI YA NO SE TRATA TANTO DE REACTIVAR SINO DE SALVAR A LAS EMPRESAS

carpas instalaciones temporales asociación

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn