NUEVOS VALORES LÍMITE PARA LA PROTECCIÓN LABORAL ANTE EL PLOMO Y DIISOCIANATOS

Se publica en el Diario Oficial de la Unión Europea la Directiva (UE) 2024/869, por la que se modifican los valores límite para el plomo y sus compuestos inorgánicos y para los diisocianatos.

La Directiva introduce ajustes en los valores límite permitidos para estas sustancias. Este cambio reduce los niveles aceptables de plomo en ambientes laborales y en la sangre de los trabajadores, además de establecer, por primera vez, límites específicos para la exposición a diisocianatos.

Proteccion laboral

REDUCCIÓN EN LA EXPOSICIÓN AL PLOMO

Con la nueva directiva, el límite de exposición al plomo se ajusta a 0,03 mg/m3, un cambio drástico desde el anterior límite 0,15 mg/m3. El límite biológico para el plomo en sangre también ve una reducción considerable, pasando de 70 microgramos/100 ml a los 15 microgramos/100 ml, con una fase transitoria de 30 microgramos/100 ml hasta 2028.

Las regulaciones son aún más estrictas para las trabajadoras en edad fértil, estableciendo un límite de 4,5 microgramos/100 ml.

LÍMITES PARA DIISOCIANATOS

La introducción de límites para la exposición a diisocianatos representa un avance significativo. Se ha fijado un valor límite de 6 microgramos por metro cúbico de aire, con una fase transitoria que permite hasta 10 µg/m³ hasta el 2028. Además, se contempla un límite para exposiciones breves, estableciendo 12 µg NCO/m³, que será de 20 µg/m³ durante la fase transitoria.

La directiva entra en vigor veinte días después de su publicación, con un plazo hasta el 9 de abril de 2026 para que los estados miembros incorporen las disposiciones necesarias a su legislación nacional. Este marco temporal proporciona a las empresas y trabajadores el período necesario para adaptarse a las nuevas regulaciones.

La normativa modifica la Directiva 2004/37/CE, sobre la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos, y la Directiva 98/24/CE, sobre protección de la salud y la seguridad de los trabajadores frente a los riesgos relacionados con los agentes químicos en el trabajo.