ASPEC Y EL ESPÍRITU SOLIDARIO DE SUS ASOCIADOS

“La solidaridad como sinónimo de igualdad”

Nuestro país, nuestra sociedad, nuestro mundo está viviendo periodos muy complicados. Tenemos un nuevo enemigo, un nuevo adversario, el gran cambio en estos días es que, en esta ocasión, parece no tener rostro de persona.

La lucha contra la crisis sanitaria y económica que ha provocado el COVID-19 es cosa de todos, esto ha despertado el espíritu solidario entre muchas personas anónimas al igual que en multitud de empresas de diferentes sectores. A una gran crisis se le debe responder con una gran cohesión y un gran trabajo en equipo. En este periodo de crisis, la solidaridad y los principios, como la fraternidad, ayuda mutua, en un todo unido a los conceptos de responsabilidad, generosidad, desprendimiento, cooperación y participación vuelven a brotar como común denominador de nuestra ciudadanía.

Estas crisis son las que nos hacen agudizar el ingenio, nos hacen salir de determinados ‘círculos viciosos’ de nuestros sistemas productivos y nos hacen desarrollar nuevos modelos económicos que contribuyen a localizar soluciones innovadoras.

Os presentamos la iniciativa solidaria desarrollada por uno de nuestros asociados la empresa EV CARPAS, lleva un mes colaborando gratuitamente en la fabricación y entrega de caretas faciales a diversos organismos como Protección civil, Caritas, Hospital Infanta Sofía, Hospital San Chinarro, Policía Local, Policía Nacional, etc…

Las donaciones de estas caretas faciales están ayudando también a que podamos salir lo antes posible de esta pandemia. Ya se han repartido unas 2.000 Uds. 

Las caretas faciales están realizadas con PVC flexible transparente con una cinta de PVC soldada térmicamente en la parte superior para poder anudar en la parte trasera. También se pone perfil de perfil de etileno en la parte de la frente para evitar la formación de vaho.

Estas máscaras fáciles se pueden usar con o sin gafas de protección y con/sin mascarilla. Al ser material flexible permite cubrir toda la cara hasta el cuello y trabajar cómodamente sin miedo de tocarnos la cara inconscientemente. Frente a las máscaras rígidas, ofrecen la ventaja de poder manipular la mascarilla o rascarse la cara desde fuera, cumpliendo una doble función:

  • Evitar la contaminación por contacto con las manos
  • Evitar ser salpicado en distancias cortas. Protege la parte de la cara que no cubre la mascarilla.

Dado que todo el material utilizado es sintético, se puede limpiar con seguridad con lejía, alcohol o amoniaco.

“Les pedimos su colaboración en esta labor tan importante, pudiendo hacerlo a través de donativos a través de la aplicación Bizum al teléfono 618 628 943, a través de transferencia a la cuenta ES50 0081 0309 7100 0195 6007 o aportando material directamente (lona de PVC transparente y lona de PVC en color). Todas las unidades fabricadas se entregarán a Caritas a partir de ahora, quien se encargará de su distribución entre hospitales y geriátricos fundamentalmente.”

Si el individualismo nunca fue la solución para seguir avanzando, hoy es más necesaria que nunca la acción colectiva y solidaria de todos. Hoy más que nunca debemos redefinir un crecimiento económico afincado en la responsabilidad social. Seguir creciendo y avanzando pensando en el medio ambiente, en la transparencia, en el buen gobierno y, sobre todo, en las personas.

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn