Entrevista a Xabier Basañez, presidente de AFE

Entrevista presidente AFE

Con la llegada de la crisis sanitaria del COVI-19, el de los eventos fue uno de los primeros sectores que, antes y de forma más directa, recibió de lleno los golpes. Como un castillo de naipes, miles de eventos se fueron cancelando o posponiendo para después del verano, o incluso sin fecha prevista, sin tener ninguna certeza de cuándo y en qué condiciones se celebrarían.

Ahora después de 7 meses del comienzo de la pandemia y 9 del parón del sector de eventos, con la segunda ola acelerándose en toda Europa, estamos viendo como muchos países de nuestro entorno están tomando medidas drásticas como el confinamiento domiciliario, algo que puede también ocurrir en nuestro país.

Con este horizonte encima de la mesa, hoy entrevistamos a Xabier Basañez, presidente de la AFE, la Asociación de Ferias Españolas, que se constituyó en 1964 y actualmente forman parte de ésta 27 socios, de los que 21 son organizadores feriales y 6 miembros colaboradores.

1.-En su opinión y en este momento, ¿Cuál es el principal potencial del sector de las ferias, exposiciones, congresos,… en definitiva, la industria de los eventos, que ayude a reactivar el sector?

La principal fortaleza del sector radica en el papel desarrollado por las organizaciones y las empresas para atender las necesidades, por un lado, de las firmas expositoras, las cuales precisan comunicar de nuevo con el mercado, relacionarse con los clientes actuales y encontrar nuevos clientes, presentar novedades, exportar, recuperar su situación,… y por otro de los visitantes, que buscan conocer dichas novedades, analizar ofertas, etc. Las ferias y otros instrumentos face-to-face son de gran ayuda para la recuperación. Cuando las circunstancias permitan de nuevo la celebración de eventos en condiciones más o menos normales en términos de movilidad, alojamiento y control de la situación provocada por el COVID-19, las ferias, los congresos y otros eventos en general pueden volver a celebrarse y contribuir al crecimiento económico, a reactivar el sector, generando además un importante impacto en el entorno. Nadie dice que esto vaya a ser fácil. Lo hemos vivido en otras ocasiones y, en mi opinión, la recuperación va ser lenta y gradual.

2.- ¿Está suficientemente cuantificado el impacto de la industria de los eventos en el PIB del país?, ¿Cree que son conscientes nuestros gobernantes de la repercusión del sector, y de la verdadera situación que está provocando la pandemia en las entidades y empresas del sector ferial?

Las estimaciones realizadas por Oxford Economics, a quien nuestra asociación encargó un estudio a principios de 2020, sitúan la aportación anual al PIB en 6.500 millones de euros, teniendo en cuenta los impactos económicos directos, indirectos e inducidos. En términos de empleo generado, ello se traduce en más 123.000 empleos directos e indirectos. Desde mi punto de vista, desgraciadamente nuestros gobernantes no conocen suficientemente dicha repercusión ni la situación que estamos atravesando las organizaciones y empresas del sector ferial en su conjunto.

3.-Al comienzo de la crisis sanitaria AFE y APCE, sumaron fuerzas para solicitar al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo una solución que les ayudara a paliar los efectos generados por la crisis del COVID-19, donde se solicitaban ayudas a través de líneas de financiación ICO o apoyo a través de desgravaciones fiscales, ERTE, flexibilidad laboral, subvenciones y líneas de crédito, entre otras. También se solicitaron medidas para los recintos feriales, palacios de congresos y organizadores de eventos externos y ayudas para acciones sectoriales conjuntas destinadas a desarrollar una campaña conjunta de comunicación post crisis. ¿Se ha conseguido alguna de las ayudas o medidas planteadas?, de ser afirmativa la respuesta, ¿han sido suficientes para paliar la crisis del sector ferial en España?

De todas aquellas medidas que solicitamos conjuntamente AFE y APCE solo nos consta que se aprobaron diferentes medidas de carácter genérico, a las que podían acogerse las entidades y empresas de este y de muchos otros sectores, como son los créditos ICO o el poder acogernos a los ERTES. En este último caso, la actividad ferial quedó incluida entre los sectores que pudieron continuar unos meses más con los ERTES, lo que ha supuesto un pequeño alivio para algunas empresas y organizaciones. Nos hubiera gustado que se anunciaran más medidas, específicas para el sector, pues somos conscientes de que hay muchas empresas de tamaño pequeño y mediano que están atravesando una situación angustiosa mientras no puedan celebrarse ferias presenciales con normalidad salvo contadas excepciones de eventos de público y alcance regional.

4.– Durante todo este tiempo todos los recintos feriales han adaptado sus espacios para retomar la actividad de forma segura. Los organizadores de ferias, congresos y eventos han definido protocolos conjuntos que se han integrado en un protocolo mayor de actividades, turismo y eventos. Algunos organizadores feriales han llevado a cabo sus propios protocolos individuales. ¿Están trabajando conjuntamente para transmitir, comunicar y explicar a expositores, proveedores y visitantes las medidas y protocolos que se implementarán para mitigar los efectos de la pandemia?, ¿Cree que se debería haber desarrollado un protocolo único por parte de las administraciones públicas o conjuntamente con los expertos del sector?

El trabajo conjunto de los miembros de AFE y APCE fue importante para llegar a establecer el protocolo mencionado cuyo aval vino de parte de ICTE y de la Secretaría de Estado de Turismo, traduciéndose en una Especificación UNE del sector MICE. Dicho protocolo y las guías y recomendaciones de otras asociaciones feriales internacionales han permitido que cada recinto a su vez lo haya aplicado y publicitado según su propio criterio y en función a sus actividades y singularidad.
Me consta que los recintos feriales que forman parte de nuestra asociación se han convertido en espacios seguros, al aplicar las medidas más exigentes en materia de prevención, limpieza y de minimización de riesgo de contagio, pero la labor de difusión y de comunicación con los proveedores, organizadores, expositores y visitantes es responsabilidad de cada uno por vías que no tienen porqué ser diferentes a los canales de comunicación habituales. Por ejemplo, si una empresa ha de montar un stand o un evento en un recinto determinado, su interlocutor es el área técnica de dicho recinto, que con seguridad le informará de las pautas de actuación, las cuáles no tienen por qué coincidir con las de otro recinto ferial con tamaño, características y eventos diferentes.

5.-El 92% de las ferias internacionales que se celebrarán en España en 2020 son organizadas por los miembros de la Asociación de Ferias Españolas (AFE), según recoge el Calendario Oficial de Ferias Internacionales a celebrar en España este año, aprobadas por la Secretaría de Estado de Comercio. En España las ferias son organizadas por entidades públicas, semi públicas o empresas privadas. A pesar de su vinculación con el mundo del turismo, las ferias no son actividades turísticas por sí mismas, aunque su celebración genera movimiento turístico con su correspondiente impacto económico. Casi todos los sectores y actividades están dentro de la actividad ferial. ¿Qué inquietudes a lo largo de estos 9 meses les han manifestado los gestores de los principales centros feriales de España?

Efectivamente, la mayor parte de ferias que tienen el sello de internacional según los criterios de la Secretaría de Estado de Comercio son organizadas o se celebran en alguno de los recintos que pertenecen a la AFE. De las incluidas en el BOE para este año, finalmente habrán podido celebrarse las del primer trimestre únicamente, dado que las demás se han cancelado o aplazado a 2021-2022, salvo algún caso en que se ha transformado la feria en un evento virtual o híbrido. Al margen de la falta de ingresos derivados de las ferias no celebradas y la posible desconexión temporal con el sector o sectores correspondientes, la preocupación se centra actualmente en el regreso a la normalidad, dado que se hace difícil poder asegurar en qué mes del próximo año se estabilizará la situación y podrán volver a convocarse de nuevo las ferias programadas sin que peligre su celebración. Ya tenemos noticias del desplazamiento de conocidas ferias del primer trimestre del año que han fijado nuevas fechas entre mayo y junio. No sabemos todavía si esto puede o no generalizarse.

6.-La actividad ferial es estacional. Los principales meses son de febrero a mayo y de septiembre a noviembre. Estamos frente a la segunda ola, con medidas muy drásticas en toda Europa, y en nuestro país se ha decretado un nuevo estado de alarma con una duración de 6 meses. ¿Cómo va a afrontar el sector ferial esta situación?, de aquí a final de año había previstas alrededor de 200 ferias. ¿Estas cifras han cambiado en los últimos días?

Sin duda las cosas han cambiado. La previsión que hacíamos antes del verano ante una situación que parecía más favorable ha variado sustancialmente. Si contabilizábamos unas 200 ferias entonces, la cifra se ha reducido en estos 4 últimos meses de 2020 a no más de 50, incluyendo algunas ferias con formato virtual o híbrido. Las ferias se cancelan o posponen por acuerdo de los comités organizadores y de los representantes sectoriales -asociaciones principalmente- ante las dificultades de garantizar su mínimo desarrollo con utilidad para expositores y visitantes. Las restricciones para volar desde otros países, las cuarentenas, la falta de tests rápidos en origen o en destino, o las dificultades que atraviesan ya muchas empresas, están limitando la posibilidad de celebrar las ferias, especialmente las de carácter nacional e internacional. A esto se añade el mencionado nuevo estado de alarma o las regulaciones de las propias comunidades autónomas. Todo esto hace que el sector se mantenga a la expectativa, trabajando en la planificación de la actividad futura y tratando de adaptarse a las cambiantes condiciones.

7.-Este nuevo estado de alarma en nuestro país, establece o al menos así se traslada a través de nuestros gobernantes la llamada co-gobernanza con las comunidades autónomas, esto se está traduciendo en 17 mandos sanitarios, cuyas decisiones pueden afectar a la economía, pero a su vez se tiene un único mando económico. Coordinar esta situación de forma justa será compleja o casi imposible para cada recinto según su ubicación, ¿Cree que este escenario marcará diferencias entre los diferentes recintos?

Yo creo que no habrá diferencias significativas. El sector está igualmente afectado de forma generalizada y las distintas decisiones que puedan adoptarse en una u otra comunidad autónoma, desde mi punto de vista a menos, no va a tener una especial trascendencia. Tengo conocimiento de algún recinto que ha cancelado toda su actividad de este cuatrimestre, lo cual obedece más a criterios internos relacionados con la tipología de las ferias que organizan que a las decisiones de las autoridades sanitarias.

8.-Nuestra Asociación Nacional de Instalaciones Temporales y Marketing Ferial ASPEC, lleva ya en el sector 20 años actuando, y estamos trabajando muy intensamente en la colaboración con todas las entidades y actores que intervienen en el sector y por supuesto con AFE desde hace mucho tiempo. Estamos convencidos que la colaboración y unidad es la vía para fortalecer y ayudar a reactivar el sector, no es el momento de fragmentar ni dividir.

Como siempre y más aún en este momento tan delicado para el sector, ofrecemos a todos y principalmente a AFE nuestra ayuda para todo aquello en lo que ASPEC pueda aportar, desde jornadas formativas en cuanto a normativa sobre instalaciones, medidas a cumplir, nexo entre recintos y empresas proveedoras de instalaciones temporales, apoyo en la comunicación entre los diferentes actores del sector, y en definitiva todo lo que sea aportar en beneficio de todos, pero hay un tema que nos preocupa mucho, dada la situación por la que nuestras empresas proveedoras y equipos de montaje del sector, no puedan aguantar la otra pandemia “La Económica” y tengan que cerrar o desaparecer, dejando un vacío en el sector cuanto menos preocupante, ya no sólo para ellos que se ven en la necesidad de tomar la decisión, si no que entendemos que afectará al desarrollo del proceso de organización de los eventos. ¿Cree que llegados a este punto de falta de empresas y efectivos en la cadena de valor para el desarrollo de los eventos afectará negativamente para poder cubrir los procesos de los mismos?

La pregunta no tiene fácil respuesta. Ojalá esta otra pandemia, la “económica” no acabe con tantas y tantas empresas fundamentales para el buen desarrollo de la actividad ferial. Que puede afectar no me cabe la menor duda, pero si nos remontamos a lo que ha ocurrido en otras crisis anteriores, puede pensarse que el sector es resiliente y es capaz de adaptarse incluso a las peores circunstancias y volver a levantarse. Si podemos apelar al optimismo, pienso que, cuando remonte de nuevo la economía, podrán volver a reforzarse o constituirse de nuevo la mayoría de estas empresas y continuar desarrollando su actividad.

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn